Mari Carmen Soler

"Jarold me aporta alegría y seguridad"
Mari Carmen Soler y Jarold, su perro lazarillo

Mari Carmen Soler es abogada, siempre ha trabajado en la ONCE y en 2007 fue elegida presidenta del Consejo Territorial de Baleares. Asegura que ama a los perros y especialmente a Jarold, su perro guía, que la acompaña siempre.

–¿Cómo se convirtió en la dueña de Jarold?
–Me hacía mucha ilusión, lo solicité en 2005 y me lo dieron en 2009. Es difícil porque hay mucha lista de espera, el perro necesita dos años de entrenamiento y la persona ha de cumplir varias condiciones.

–¿Cuáles son esas condiciones?
–La Fundación ONCE del Perro Guía requiere cuatro informes: médico, social, psicológico y de movilidad para garantizar la utilidad del perro y su bienestar. Luego hay que aprender a confiar en él con un cursillo. Piense que no es tan fácil que te suelten en la Gran Vía de Madrid sin ver y que él sea la única garantía de que no te va a pillar un coche.

–¿Cuesta muy caro?
–Es totalmente gratuito.En realidad la Fundación te cede el perro en usufructo. Una vez finalizada su vida laboral como guía puedes optar por quedártelo o cederlo a una familia que lo quiera cuidar, a una residencia de ancianos o a otro sitio en el que el perro pueda tener una jubilación digna.

–¿Puede ser guía cualquier perro?
–No, hay tres razas idóneas: labrador, golden y pastor alemán. Además han de ser tranquilos, no tener miedos, tener capacidad de aprendizaje e inteligencia. También deben practicar la ‘desobediencia inteligente’, que consiste en negarse a ir por donde quiere el dueño si ven que puede haber algún peligro.

–Los perros guías pueden ir a todas partes. ¿Cómo lo han conseguido?
–Nos ampara la ley pero hemos hecho un par de campañas para conseguir que la gente los acepte de buen grado y no por imposición.

–¿Debería ser igual para todos los perros, como en otros países?
–Espero que pronto sea así porque admitir perros como hace El Corte Inglés es una seña de calidad y si el perro está bien educado puede entrar en todas partes.

–¿Cómo debe actuar la gente cuando se encuentra con un perro guía?
–En nuestra página web tenemos un decálogo al respecto, pero lo más importante es que la gente comprenda que el perro está trabajando, es responsable de la seguridad de un invidente y cualquier descuido podría provocar un accidente. Por eso si le quieren acariciar o lo que sea, hay que hablar primero con su dueño.

–¿Qué destacaría de Jarold?
–Es un perro muy tranquilo, muy bueno y muy sociable. Le encantan los niños. El año pasado fuimos a visitar la escuela de verano de AMADIBA y tanto los críos como él disfrutaron mucho jugando juntos. Además, como guía trabaja muy bien.

–¿Qué aporta Jarold a su vida?
–Un montón de cosas. Aparte de ser mis ojos y proporcionarme una gran movilidad y seguridad, me da compañía, cariño, alegría… como cualquier otro perro.

–¿Cómo es la jornada laboral de Jarold?
–La misma que tengo yo. Nos levantamos temprano, vamos juntos al gimnasio, a trabajar o a cualquier sitio, y al terminar nos vamos de paseo. Intento soltarle siempre que puedo porque es un perrito trabajador y lo necesita, pero en Palma sólo podemos ir al parque canino de sa Riera, que está bastante lejos. Yo creo que debería haber sitios para ellos en todos los barrios y aprovechar espacios tan degradados como el parque que hay frente a la Guardia Civil para que los usuarios de la ONCE y los vecinos del barrio podamos soltar allí a los perros sin peligro.
 

 

Buy your Dog Sticker
Who's Online

We have 26 guests and no members online

Visitors Counter
1006004
TodayToday194